El término agua residual define un tipo de agua que está contaminada con sustancias procedentes de desechos orgánicos de origen humano y animal, así como a los residuos originados por la actividad industrial. Su importancia es tal que requiere sistemas de canalización, tratamiento y desalojo. Su tratamiento nulo o indebido genera graves problemas de contaminación.

Los avances en la canalización de las aguas residuales y su posterior tratamiento en estaciones depuradoras de aguas residuales convierte a los efluentes de éstas en los principales puntos de vertido de aguas residuales al medio natural. Es por ello que el buen funcionamiento de las depuradoras es un elemento clave para preservar la calidad de ríos, embalses, océanos y mares.

Adasa contribuye a la consecución de este equilibrio con la concepción y desarrollo de los siguientes productos y soluciones: