El agua subterránea representa una fracción importante de la masa de agua dulce existente y constituye una de las principales fuentes de suministro de grandes urbes y zonas rurales y riego.

La sobreexplotación o contaminación de acuíferos son algunos de los principales problemas que afectan a estas masas de agua, pueden hacer disminuir los caudales de los ríos y manantiales, afectar a los humedales y ecosistemas asociados, favorecer la intrusión salina del agua de mar y derivar a posibles repercusiones negativas para la salud humana.

Es por ello que resulta esencial efectuar un seguimiento periódico de los parámetros indicadores de su calidad y cantidad. Los productos Adasa responden a este objetivo, garantizando el buen estado de las aguas subterráneas, a nivel químico y cuantitativo.